Sigamos remando

El pasado año 2018 me permitió acompañar a diferentes grupos, organizaciones, profesionales y personas en el cambio que buscaban. Todo ha sido posible en gran medida gracias a las personas individuales y/o líderes de organizaciones, gracias a vosotros y vosotras, gracias a ti, que has confiado en mi propuesta, que has optado por buscar el cambio desde el empoderamiento, desde la gestión del talento personal y que te has atrevido con metodologías diferentes. Mi enhorabuena y agradecimiento porque sin ti mi labor de consultor no tendría sentido. 

También gracias a ti he podido comprobar la estabilidad y la adaptabilidad de mi propuesta, confirmando lo poliédrico de un proyecto que es capaz de amoldarse a las diferentes necesidades de cambio.

Por otro lado, he seguido ampliando la red de colaboraciones que me aportan distintas perspectivas y metodologías incrementando el valor de mi acompañamiento.

Tengo la honesta sensación de haber ayudado y acompañado a personas, entre ellas a ti, para crear puentes que os acercan a vuestros objetivos. En unos casos los puentes están terminados y con sólidos cimientos. En otros se encuentran en plena construcción. De igual forma quiero disculparme contigo si nos quedamos en la orilla y no llegamos a puerto.

Agradecerte sinceramente la posibilidad que me has brindado de disfrutar de mi profesión, que me hayas permitido vivir intensamente cada día, y que a la vez, me hayas devuelto aprendizaje y crecimiento.

He aprovechado estas fechas de luces y festejos para reflexionar acerca de mi labor como consultor externo y llego a las siguientes conclusiones acerca de la metodología que uso:

  • Abraza y convive con la incertidumbre.
  • Asume el reto de dar respuesta desde otra perspectiva.
  • Acepta la responsabilidad y compromiso de mostrar al cliente aquello que no ve y que está obstaculizando su avance.
  • Toma riesgos al proponer nuevas opciones y cuestiona las estructuras, liderazgos y métodos organizativos establecidos en la gestión de personas.
  • Admite que la propuesta se compre solo parcialmente.
  • Toma la iniciativa.
  • Alineate con tu cliente manteniendo tu honestidad profesional.

Para finalizar y acunando al nuevo año, decir que lo afronto cargado de ilusión para llevar a cabo nuevos proyectos que mejoren las organizaciones y a quienes las conforman. Para esta misión me apoyaré en ti, en lo que me brindas y también abrazaré las oportunidades que siempre trae un nuevo periodo.

¡Feliz año 2019!